#‎ elempresariolatino


 

Brasil intenta impulsar su economía en una crisis política sin precedentes
 

Bookmark and Share

Los escándalos de corrupción en torno a la presidencia de Temer comprometen la agenda de reformas que empezó a sacar a la economía de abismo. Sin embargo, las consecuencias políticas todavía pueden terminar siendo mayores.

redaccion@elempresariolatino.com

Brasilia - El país apenas resurgió de su peor recesión; hay unos 14 millones de brasileños de desempleados. Atraviesa una serie de enormes escándalos de corrupción; el Departamento de Justicia norteamericano describió el caso que rodea a Odebrecht, la constructora que llegó a ser la más grande de Latinoamérica, como la trama extranjera de coimas más grande del mundo.

Sin embargo, es en el ámbito político donde quizás más se siente la crisis. Una tercera parte de los miembros del Congreso está siendo investigada por aportes de campaña ilegales. El año pasado, la presidente Dilma Rousseff fue destituida por medio de un juicio político. Es bastante posible que Michel Temer, su sucesor, enfrente el mismo destino antes de que termine su mandato en 2018.

Los escándalos de corrupción en torno a la presidencia de Temer comprometen la agenda de reformas que empezó a sacar a la economía de abismo. Sin embargo, las consecuencias políticas todavía pueden terminar siendo mayores. El año pasado, la confianza de los brasileños en la democracia retrocedió 22 puntos a 32%, según Latinobarómetro, una organización de investigaciones con sede en Chile. Dado el casi total descrédito de la clase política de Brasil, sería extraño que el pueblo no pierda aún más confianza en la democracia.

Como resultado, nadie tiene idea quién podría ganar las elecciones presidenciales de octubre de 2018 y conducir el país hacia la recuperación. (Temer repitió varias veces que no será candidato). Nada de esta incertidumbre es positivo para la inversión en infraestructura, que es inherentemente a largo plazo.

"Si se mantiene la dirección económica, la consolidación de la reforma económica es algo bueno", dijo Arminio Fraga, el respetado ex presidente del banco central. "Pero puede suceder lo contrario un giro hacia el populismo. Entonces todo se empantanará", aseguró en el diario Folha de S.Paulo durante una reciente entrevista.

El país apenas resurgió de su peor recesión; hay unos 14 millones de brasileños de desempleados. Atraviesa una serie de enormes escándalos de corrupción; el Departamento de Justicia norteamericano describió el caso que rodea a Odebrecht, la constructora que llegó a ser la más grande de Latinoamérica, como la trama extranjera de coimas más grande del mundo.

La posibilidad de un giro hacia el populismo es suficientemente real. Las encuestas indican que Luiz Inácio Lula da Silva, el dos veces ex presidente y en algún momento populista, es el que tiene mayor intención de voto entre los posibles candidatos, con 30%. Algunos de sus socios más cercanos están en prisión o sometidos a investigaciones; Lula mismo fue condenado por corrupción, un fallo que si es confirmado por el tribunal de apelaciones implicará que no podrá presentarse en las elecciones. También tiene el mayor índice de rechazo, cercano a 46%. Eso significa que le costará mucho ganar en una segunda vuelta electoral si ningún candidato reúne el 50% de los votos, que es lo que probablemente suceda.

Del otro lado del espectro político, otro proto-populista es Jair Bolsonaro, legislador y ex capitán del ejército. Pese a sus opiniones extremas como su visión contra los homosexuales, la tortura a los izquierdistas y su infame comentario de 2014 hacia una legisladora colega cuando le dijo que "nunca te violaría porque no te lo mereces" Bolsonaro se ubica en segundo o tercer lugar en muchas encuestas, con cerca del 18%. En tiempos normales, un candidato así no podría ganar nunca en un país famoso por su pragmatismo no confrontativo. Pero tal como demostró la victoria electoral de Donald Trump, éstos no son tiempos normales. Sin embargo, si bien el apoyo a Bolsonaro está creciendo en los sondeos, tiene elevadas tasas de rechazo. Al igual que con Lula, eso implica que tendrá que participar de una segunda vuelta electoral. Por:  JOHN PAUL RATHBONE

 

comments powered by Disqus  

 

 

 

 

 

 

 


Somos un grupo de noticias fundado en 2006 que informa a la comunidad latina en España y Europa, producimos contenidos para todos nuestros medios. Oficinas en Barcelona c/Nou de Sant Francesc 15 - 08002, Barcelona,España. Teléfonos:(0034) 657897268,(0034)722778085,Fax (0034) 933179866 - grupo@elperiodicolatino.com.es

Nota legal: Todas las opiniones expresadas en los artículos y videos del Grupo El Periódico Latino pertenecen única y exclusivamente a los entrevistados y no reflejan en ningún momento la opinión de este periódico, ni del Grupo El Periódico Latino

© Copyright 2006-2015 -El Empresario Latino es una revista empresarial y de negocios de España. -Editado y publicado por la Asociación El Periódico Latino de España CIF:G65214066 Adscrita a la Federación Latina de Medios de Comunicación de España.



© Copyright El Empresario Latino 2006-2015

webmaster@elempresariolatino.com